Herramientas de contenido

ESTUDIO REALIZADO POR LA UNIVERSIDAD DE CAROLINA DEL NORTE

La aspirina puede contrarrestar el riesgo de ictus ligado al consumo de grasas trans en mujeres mayores

Las mujeres mayores cuya dieta incluya una cantidad importante de grasas trans son más propensas a sufrir un ictus. Sin embargo, este riesgo es menor en aquellas que toman aspirinas, según el estudio Consumo de grasas trans, aspirina e ictus isquémico entre mujeres postmenopáusicas de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (Estados Unidos).

Redacción   |  01/03/2012 19:51

Herramientas de Contenido

El trabajo, publicado en Annals of Neurology, examinó a 87.025 mujeres postmenopáusicas entre 50 y 79 años de edad. Aquellas cuya dieta contenía mayores cantidades de grasas trans, que se encuentran en alimentos preparados como comida basura o bollería industrial, tenían el 39 por ciento más de posibilidades de padecer un ictus en comparación con aquellas mujeres con una dieta baja en grasas trans. El riesgo fue mayor entre las mujeres que no tomaron aspirina (66 por ciento).

Sin embargo, entre las mujeres que consumían aspirina durante un largo periodo de tiempo no se encontró ninguna asociación entre consumo de grasas trans y riesgo de ictus, lo que sugiere que ingerir aspirina con cierta regularidad neutraliza los efectos adversos del consumo de grasas trans en el riesgo de ictus de mujeres.

También las mujeres que ingieren una mayor cantidad de grasas trans tienen más posibilidades de ser fumadoras, sufrir diabetes, tener una menor actividad física y suelen tener un estatus económico-social más bajo, según el mismo estudio.

"Nuestros resultados son contradictorios con al menos otros dos estudios importantes sobre ictus isquémico", afirma Ka He, profesor de nutrición y epidemiología en la Universidad de Carolina del Norte. "Sin embargo, nuestra investigación es más amplia, ya que incluye el doble de casos de infarto cerebral y sólo se basa en mujeres mayores".

Por tanto, "nuestro trabajo resalta la importancia de limitar el consumo de grasas y animar el consumo de aspirina, ya que ayuda a prevenir un ataque cerebral en mujeres postmenopáusicas, en las que el riesgo de ictus cerebral es más elevado", concluye Sirin Yaemsiri autora principal del estudio.

Herramientas de Contenido